Paseo por Canal Roya con raquetas


Y yo que pensé que este año no habría opción de raquetas por la escasez de nieve, entre el sábado 28 y el domingo 29 cayó la tan esperada nevada.


Aprovechando la nieve recién caída, decidí dar un paseo con raquetas corto y poco arriesgado, ya que estaba solo. Decidí pasear por el valle de Canal Roya que normalmente no suele haber nieve hasta bien entrados en el mismo. Esta vez, pude salir desde el coche con las raquetas puestas, de hecho, no pude aparcar en el Parking que hay en Rioseta por la cantidad de nieve que hab

ía y tuve que partir desde el Hotel que se encuentra en la cabecera del Valle de Canal Roya.Entre 15 y 40 cm se posaron en el suelo desde Canfrac Estación hacia el norte. Eso sí, desde Villanua hacia el sur, frío pero despejado total.

Fué una gran decisión. Fui abriend

o huella durante todo el camino. Era yo la primera persona que pasaba por allí tras la gran nevada. La sensación era maravillosa. Como cuando metes el dedo en una tarta de nata recién montada, iba hundiendo las raquetas en la nieve recién caída. Tan solo alguna huella de jabalí, rebeco u otro animal, cruzaba mi camino delatando su

recorrido de seto en seto, de fruto en fruto.

El sendero es la GR-11 que recorre Canal Roya hasta los ibones de Anayet y qu en entradas anteriores ya hemos recorrido, pero ahora era totalmente distinto y totalmente virgen.

Como no madrugué demasiado ya que tan solo quería pasear un poco llegué hasta el refugio de pastores que hay a mitad de valle nada más cruzar el puente de cemnto ahora cubierto por la nieve. La vuelta la realicé retrocediendo sobre mis huellas y al llega

r al merendero que hay al final de la pista ancha descubrí que

más huellas habían llegado hasta allí y habían regresado.

Lo cierto es que este paseo se convierte en una gran excursión por su peculiaridad y exclusividad. Fué como andar por uno de esos paisajes invernales de postal, rompiendo el manto virgen de

la nieve recién caída.


Inolvidable día de San Valero.

Más fotos

1 comentario:

Eduardo dijo...

No hay nada mejor como abrir huella, una bonita excursión, saludos