Pico de Rayo (desde Aluenda) 1420 m.

Domingo, 27 de diciembre de 2009

Distancia: 16,7 km.

Dificultad: fácil-moderada (por las últimas pendientes)

Tiempo: 2:40 andando, 55 min parados y almorzando Total 3:35

Desnivel: 650 m.

Excursionistas: Lapi y José Carlos, y Roberto Pellicer a última hora.


El sábado 26 de diciembre tras reponernos de los excesos navideños, quedamos el Lapi y yo para subir al Pico del Rayo desde Aluenda, excursión que el Lapi ya había hecho, pero al llegar a Aluenda la lluvia y la densa nube que cubría toda la subida nos hizo darnos la vuelta, irnos almorzar y posponerlo, a nuestro pesar, para el domingo.


El domingo amaneció frio y despejado, un perfecto día de invierno para irnos a andar. A las 8 salíamos de La Almunia y coincidimos con los amigos de los muñecos andarines, que tenían almuerzo navideño en el primer refugio, el de la Fuente Genaro, desde Aluenda, parte de ellos subían andando y un par llevaba el almuerzo en 4x4 a la caseta y preparaban la lumbre, ellos sí que se lo saben montar bien jeje. Roberto, que vino en una ocasión con nosotros, le gusto nuestro plan y se vino hasta la cumbre para reengancharse después al almuerzo.

Así pues a las 8:30, tras dejar el coche en al aparcamiento de Aluenda nada más pasar la vieja gasolinera, comenzábamos a andar los 3. Se me olvidaba, a Aluenda se llega por la AII dirección Madrid, nada más pasar el cruce de El Frasno. En el pueblo encontraremos ya la señal de la G.R. 90.2 dirección Viver de Vicort, la cual será nuestra principal vía de hoy, perfectamente marcado todo el recorrido por franjas rojas y blancas.


La excursión comienza saliendo del pueblo por una pista que a los 150 m se convierte en senda tomando siempre el desvío de la izquierda, hay un par de caminos perfectamente señalizados como explotaciones agrícolas, sobretodo cerezos, que no debemos tomar. La senda transcurre por un impresionante carrascal, está muy bien pisada, es una subida constante con algunos zigzag de mayor pendiente, oímos el viento soplar, pero esta cara Norte nos protege de él. Al final de la senda la carrasca se mezcla con encinas que dan paso al vivo pinar de las cotas más altas de esta sierra. La senda desemboca a una pista que sube desde El Frasno, en el collado de La Erilla, seguiremos a la derecha continuando por las marcas de la G.R. Este primer tramo nos cuesta unos 40min.


Ya en la pista y con el nuevo repetidor enfrente, continúa la subida más moderada, pero en pocos metros hay unos zigzag con más desnivel que atraviesan la carretera militar que sube al repetidor. Justo en este punto el camino llega al cruce con la subida a la Nevera de la Erilla Alta, a la cual no subimos, y se abre en este collado llamado El Puerto a la cara Sur, la imagen es heladora, los pinos en la cara Sur están blancos por el frío y el agua del día anterior, el aire viene helado y pensamos lo que nos espera en la cumbre, pasamos rápidos los zigzag y volvemos al resguardo de la pista que continua por la cara Norte.


Este tramo, tras pasar la carretera militar, es prácticamente llano. Nos encontraremos primero con el refugio de Fuente Genaro a la izquierda del camino, objetivo de los muñecos andarines, y más adelante con el refugio de La Caseta Blanca de Inoges, para llegar a la base de la cumbre del Pico del Rayo, este tramo nos cuesta unos 45-50 min. Desde La Caseta Blanca de Inoges, la excursión coincide con la subida desde Inoges, así que os remito a ella para las explicaciones.


La subida final ya la conocíamos, un pechugazo de los buenos, además cubierto por dos dedos de escarcha y zonas sombrías con las piedras totalmente heladas que le daban una mayor dificultad a la subida. Roberto y El Lapi pillan su ritmo y yo el mío jeje. En la cumbre un aire helador y todo cubierto por dos dedos de hielo, echamos unas fotos entre nubes y ráfagas de aire y sin perder mucho tiempo bajamos. El Lapi y Roberto se tiran deprisa lo que les cuesta besar el suelo con el culo un par de veces, yo y mis rodillas nos lo tomamos con más filosofía y seguridad. La mañana invitaba andar y no somos los únicos nos cruzamos con varios excursionistas por la cumbre.


Ya regresando por el mismo camino, comentamos la bella imagen con la bola del repetidor, solo blanca por una cara, y el Moncayo al fondo cubierto de nieve, volvemos a buen paso, ya que nos anima que en el refugio de la Fuente Genaro nos espera el almuerzo.


A pocos metros del refugio ya huele a brasas, entramos en el refugio donde nos envuelve el olor a una parrilla de chorizo y longaniza recién hecha. Agradecer de nuevo a los amigos de los muñecos andarines el generoso almuerzo que se curraron y el buen rato entre vinos, chorizo y risas que pasamos. El brindis con champan no podía faltar, lleno de buenos deseos y para que el año que viene estuviésemos todos allí de nuevo. El Lapi y yo tras tomar un revitalizante café emprendemos la marcha. Bajamos tranquilamente contemplando las maravillosas vistas y digiriendo el almuerzo por el mismo recorrido.


Bueno, como siempre os animo y hasta la siguiente… Que ya será al año que viene. ¡Feliz Año ¡


FOTOS DE LA EXCURSIÓN PINCHAR AQUÍ

Los Galachos de Juslibol


Distancia total: 5 Km aprox

Dificultad: Muy Facil

Tiempo: 1 h ida y vuelta.

Excursionista: Diego

La excursión de hoy es más un paseo matinal que otra cosa. Como sigo con la rodilla inestable, tenía muchas ganas de salir y además, aun no tenemos entrada de diciembre; he decidido inaugurar este mes con un modesto pero bonito paseo. Esta vez he dejado el coche en la barrera que corta el paso a los turismos, como ya anduve por estos caminos cuando me acerqué hasta el castillo de Miranda por la parte alta de los acantilados, no volveré a escribir cómo se llega hasta aquí. Hoy no me he entretenido en ningún panel informativo ni he entrado al centro de interpretación. Eso ya lo hice la vez anterior. He ido directamente al puente que nos adentra en los galachos por el galacho principal. En realidad el galacho original es el que nos recibe cuando lo cruzamos por el puente. Unos pasos más adentro, tenemos diferentes itinerarios: desde ir a Monzalbarba, Castillo de Miranda, hasta pasear por las lagunas que se quedan en la parte interior del galacho original. Eso es lo que he hecho, aprovechando para hacer algunas fotos otoñales. Lo cierto es que en las fotos se comprueba que sin salir de Zaragoza podemos encontrar lugares naturales muy bonitos . También resalta lo mágico de los colores del otoño zaragozano.

Pese a ser un corto paseo, ha sido agradable y esta vez la rodilla, no se me ha resentido tanto.

FOTOS DE LA EXCURSIÓN PINCHAR AQUÍ

LA CABRERA (1419 m.)


Distancia: 13-14 km (Calculado en la pag. Senderos de Aragón)

Desnivel acumulado subida/bajada: 990 m.

Dificultad: moderada

Tiempo: 3:05 con pocas paradas

Excursionistas: Iker, Lapi y José Carlos



Volvemos a intentar la Cabrera, pero esta vez desde Illueca, que como ya nos habían comentado los amigos de Cenefos, está marcada la subida.

El día no acompañaba, pero a las 7:40 salimos desde La Almunia y dirección Madrid por la A-II nos dirigimos hasta Illueca, se puede ir por la salida del Frasno, o desde Morata de Jalón pero la carretera es más sinuosa. Aparcamos el coche en el cementerio de la población que está en el cruce de la carretera que viene desde Borja.

Comenzamos a andar por el camino que sale del cementerio, son la 8:15, el objetivo lo tenemos delante, pero unas densas nubes cubren toda la cima y solo se ve la ladera de la sierra por donde tenemos que subir. Este primer tramo transcurre por una pista forestal entre almendros, al kilómetro nos encontraremos una bifurcación, que seguiremos por la derecha y tras una fuerte rampa, en la que hay una caseta con perros, el camino acaba en un campo de almendros. Lo atravesaremos y ascenderemos como podamos hasta un pinar que hay unos metros más arriba, rodearemos el pinar girando a la izquierda para empalmar un camino, marcado con franjas blancas y amarillas, es la P.R.Z-72 que viene desde Sestrica por el valle del Aranda. Subiremos por el camino hasta una caseta, a los pocos metros ya veremos el primer poste con indicaciones de la senda que sube a La Cabrera, es la P.R.Z-73.

Este primer trozo de senda, en el que todavía nos da el sol, es bastante exigente, de hecho paramos un minuto para quitarnos algo de ropa, ya que el pechugazo hace que te sobre todo. Iker y el Lapi pillan un buen ritmo, yo por mi parte pillo el mío y dejo que se desfoguen en las duras rampas, esta primera senda acaba en un gran refugio el cual está preparado con bancos, mesas y hasta leña para hacer fuego, nos unimos en ese punto y contemplamos las vistas que nos ofrece el valle del Aranda, se ve Jarque, Gotor, Illueca, Brea, la sierra de Algairen, hasta el repetidor de Aguarón mirando hacia la derecha, a la izquierda se intuye el Moncayo cubierto de nubes y se distinguen perfectamente las Peñas de Herrera es una magnífica panorámica. Sin embargo miramos hacia nuestro objetivo y solo vemos una densa nube, no nos desanima, pero sabemos que vamos a pasar frio en cuanto nos metamos en ella.

Frente a una placa de la DGA, en la explanada del refugio y perfectamente marcada, sale la senda hacia la cima. El resto de la subida sigue siendo igual de exigente, se sube por el pinar, atravesando zonas mejor pisadas con abundante vegetación, junto con otros más rocosas y con guijarros sueltos, la atraviesan dos pistas forestales, pero está muy bien indicadas y solo se cruzan y se continua siempre por la senda. Iker y David siguen con su ritmo, pero no me sacan muchos metros y en cada cruce nos reagrupamos.

Casi en la cima, Iker encuentra un rebollón o níscalo, ya era hora es el primero que vemos en las salidas otoñales, buscamos a ver si hay algunos más, pero nada, no está siendo un buen año en la zona para el rebollón. Lo cortamos y encima esta algo agusanado, para no romperlo lo dejamos en una piedra apoyado y lo recogeremos a la bajada, para que Iker se haga un revueltico cuando llegue a casa.









El frio hace que no paremos en casi toda la subida, y en 1:40 min nos encontramos el vértice geodésico de La Cabrera, digo que lo encontramos, porque no vemos más de 4 o 5 metros delante de nosotros, nos hacemos unas fotos rápidas y decidimos debido a la climatología descender por donde hemos subido. La idea era seguir la cresta hasta la Peña Guzman y bajar a Sestrica, pero no conocemos bien la bajada y la nube no deja orientarnos, así que lo más prudente es bajar por donde hemos subido. La otra opción era la bajada alternativa que los amigos Cenefos colgaron en su blog, pero tampoco la conocemos y no está marcada.

Descendemos unos minutos hasta unas grandes rocas que nos hacen de cortavientos, allí comemos algo rápido y de pie, ya que si te sentabas te quedabas helado. Iker no se sentía las orejas y encontré una cinta de pelo a lo Bob Marley por la mochila, no es que estuviese muy guapo jaja pero le vino de perlas.

Comenzamos a bajar, la pendiente invita a llevar buen paso, así que acabamos bajando trotando hasta el refugio, para salir de la nube cuanto antes. En el refugio echamos un trago y continuamos bajando deprisa, pero ya sin trotar, el sol que nos vuelve a dar en la cara nos devuelve la alegría y bajamos comentando la pechugada que nos hemos metido y el frio que hacía en la cima.

Sobre las 11:20 estamos de vuelta en el coche, estiramos un poco y nos volvemos a La Almunia dónde nos espera un bacalao gratinado con alioli y una buena cerveza. Una gran subida, en cuanto al desnivel, pero la pena fue no poder disfrutar de todas las vistas desde arriba,, que seguro son espectaculares, pero volveremos seguro.

Hasta la próxima…

FOTOS DE LA EXCURSIÓN PINCHAR AQUÍ

VALLE DE TIERNAS-SENDA DEL PUERTO-REPLACETA DEL PINO (Alpartir)

21 de Noviembre de 2009

Tipo: circular

Dificultad: fácil

Kilómetros: 15,6 km (calculado en la pag. de Senderos de Aragón)

Tiempo: 3:15 h.

Excursionistas: José Carlos


Todo estaba hablado, para este sábado volver a intentar subir la Cabrera junto con David (Lapi), pero un asunto de última hora, impedía venir a David, así que decidí ir solo a terreno más conocido, con el ánimo de encontrar una senda que abrieron hace poco tiempo en el Valle de Tiernas en Alpartir.

Esta vez nos dirigimos a Alpartir, para llegar allí hay que tomar la A-II dirección Madrid hasta La Almunia De Doña Godina y en medio del pueblo hay un desvío a Alpartir, a solo 6 Km, de La Almunia. Yo ya estaba en La Almunia, así que el trayecto en coche fue corto. Una vez en Alpartir, entraremos por la primera calle a la derecha del pueblo, esta antes de descender una fuerte pendiente de la travesía, es estrecha pero cabe el coche, al final de ella encontraremos una capilla y a continuación unos pinos con un par de bancos, aparcaremos allí el coche, ya es el final del pueblo en su parte alta.

En los citados pinos la calle se convierte en camino, empezaremos a andar y a unos 300m nos encontraremos con un poste de señalización, tomaremos la dirección Valle de Tiernas-Cosuenda P.R.15, esta primera parte está señalizado con franjas amarillas y blancas. Esta pista transcurre por el barranco por el que discurre el río Tiernas, se le llama “Camino del Río”, en ella nos encontraremos caprichosas formas rocosas, mezcladas con huertos, campos de olivos, cerezos, almendros, y esporádicas casas, algunas muy curiosas.

A los 50 min. de andada, llegaremos a un cruce de caminos, a la izquierda nos iríamos a Almonacid de La Sierra, la pista que sigue de frente, empalma la de la izquierda, pero nosotros tomaremos el camino de la derecha, además es el único que está señalizado “Valle de Tiernas”, el poste esta deteriorado por los vándalos, pero se ve claramente, para más señales la primera cuesta esta asfaltada, es una pista por la que transitan coches y hasta que no la asfaltaron era un suplicio subir por aquí en coche.

A unos 10 min. a la izquierda del camino nos encontraremos en el suelo, un pequeño poste marcando la Senda del Puerto, la senda es la única dificultad de hoy, es un bonito zigzagueo entre pinar, con una fuerte rampa al comienzo, a los 13 min. de subida desemboca en una pista de coches. Me habían contado que subía hasta una buitrera que se ve perfectamente desde el camino que hemos alcanzado, pero hasta ella no hay senda y como los buitres estaban dando vueltas sobre mí, preferí no molestarles jeje.

Me tome un descanso en este punto, y mientras me comía un trozo de bocata decidía hacia dónde tirar. En el sentido que llevaba había un cartel de “propiedad privada finca particular”, suponía que era la “finca de Benedi”, es una finca dedicada a la caza y que cuenta con numerosas vallas e indicaciones para que no se pueda pasar, es una pena porque las vistas desde donde estaba hacia la finca eran espectaculares y tienen un gran valor por su flora y fauna. A la izquierda hay un cortafuegos que supongo no tiene salida y a la derecha salía un camino, en el que se notaba que hacía mucho tiempo que nadie entraba, que bajaba al barranco del enorme valle que tenía enfrente. Decidí girar mi sentido y caminar hacia Alpartir, es decir saliendo de la senda gire a la izquierda, en unos 30 min llegue hasta una de las citadas vallas, pero por la parte de dentro, había caminado por dentro de la propiedad privada, para variar… mirando mapas, sé que este camino se le denomina “del Sotillo”.

Pase la valla, gire a la izquierda, porque a la derecha hubiese ido a Almonacid, y a escasos metros gire de nuevo a la derecha en la esquina de un refugio, si hubiese continuado bajando por ese camino hubiese llagado al cruce de la pista asfaltada citado anteriormente. El camino transcurre por un denso pinar, la tranquilidad del camino se vio interrumpida por las fuertes pisadas de 2 ciervos que atravesaron el camino, uno se me quedo mirando, pero a lo que saque la cámara ya solo le veía su trasero blanco. A los 30 min., y tras girar a la izquierda en el único cruce que hay en este tramo, se llega a “la replaceta del Pino”, es una rotonda en plena naturaleza, ojala fuesen así las de la ciudad, tomaremos la primera salida a la derecha jaja por lógica es la que se dirige a Alpartir.

Este camino nos conduce directos al pueblo, solo hay un cruce, si se toma a la izquierda bajareis rápidamente a Alpartir en unos 30 min. directos a la fuente del pueblo, su agua es muy buena. Pero si se sigue, que es lo yo hice, se alarga unos 20 min. más el recorrido y también va directo al pueblo, no hay perdida.

La Cabrera tendrá que esperar, pero disfrute de una excelente mañana en un valle apto para todos los caminantes y que no deja indiferente a nadie por la belleza de sus pinares, aún más bonitos ahora en otoño, su abundante fauna y la tranquilidad del pueblo de Alpartir.

Hasta la Próxima

FOTOS DE LA EXCURSIÓN PINCHAR AQUÍ

Paseo Illueca-Sestrica-Viver de la Sierra PR Z-72


7 de Noviembre de 2009


Excursionistas: Iker, Lapi y José Carlos





Como se nota desde el principio, ya que no hay distancia, tiempo, desnivel,…, el paseo que nos dimos entre las localidades de Illueca, Sestrica y Viver de la Sierra no era nuestro propósito, en realidad la intención era subir al pico de La Cabrera. El Lapi llevaba desde hace tiempo este pico en la cabeza y cuando le comente que los amigos de Cenefos lo habían hecho hace poco subiendo desde Illueca, no lo dudamos y decidimos ir.


La predicción del tiempo no era buena para ese día, por una vez los meteorólogos acertaron, así que curioseando encontré en la página de Pirineos3000, una subida alternativa a este pico más corta, que comenzaba en unas ruinas de una estación de cable en Sestrica, la diferencia eran unos 200m menos de desnivel y casi 1:30 menos, decidimos hacer esta y posponer la subida más exigente desde Illueca para otro día.


Con todo preparado, salí desde Zaragoza y pase a buscar al Lapi e Iker sobre la 8:15 por La Almunia de Doña Godina, de ahí continuamos por la N-II hasta el cruce de El Frasno, tomamos dirección Mores y tras pasar el pueblo, nos desviamos a Sestrica. Una vez en Sestrica continuaremos por la calle principal, hasta encontrar el peirón de San Bartolomé, que dejaremos a la izquierda y unos metros más adelante encontraremos la ermita de ese mismo santo que dejaremos también a la izquierda y continuaremos por ese camino. Según las instrucciones que llevábamos en el primer cruce tomaremos el de la derecha y en los siguientes siempre a la izquierda, hasta encontrar una explanada con unas ruinas, las de la fábrica de cables, desde donde comenzaba la PR Z-9, primer camino de la subida a La Cabrera.


El recorrido del camino en coche está bien descrito, pero la explanada y las ruinas no las veíamos, así que después de encontrarnos en un crece un poste de la PR Z-72, que une las localidades de Illueca, Sestrica y Viver de la Sierra, decidimos seguir dirección Viver, pero unos metros más adelante aparcamos, ya que el camino se convertía impracticable para el coche, y eso que íbamos con el qashqai del Lapi.


Comenzamos a andar en el sentido que llevábamos, en unos 20 min caminando por una pista que transcurría unos metros más debajo de la carretera, entre recónditos huertos y metidos en el barranco, llegamos a la entrada de Viver, nos dimos cuenta que por aquí no estaban las ruinas, ni la PR Z-9. Retrocedimos por nuestros pasos y pasando junto al coche continuamos hasta el cruce nombrado antes. Miramos el recorrido del camino dirección Sestrica, pero se veía claramente que no estaban las ruinas y que llegaba en unos cientos de metros al pueblo.

Solo quedaba una dirección, Illueca, que por otra parte era el camino por donde habíamos entrado con el coche, y por eso lo hicimos el último. Habíamos visto a pocos metros del cruce dirección Illueca, la construcción de un refugio, andamos hasta él, y allí estaban, unos 50m detrás de esta nueva edificación, se encuentran las ruinas y la explanada que buscábamos, desde el camino es difícil verlas, ya que los pinos y el nuevo refugio las tapan. Tal y como sabíamos frente a ellas comienza una pista marcada con franjas amarillas y blancas, pero no con postes, es la PR Z-9.


Para entonces ya eran casi las 11, las nubes nos traían nubes amenazadoras e Iker buscaba níscalos o rebollones sin fortuna mientras decidíamos que hacer… mientras pensábamos íbamos caminando ya por el buen camino, a los pocos metros nos alcanzo de frente un 4x4, cuando vi el carro de perros que llevaba detrás deduje que era un cazador, los amigos de Cenefos ya lo advertían es su blog. Hablamos con él, y nos confirmo que este era el camino, pero que en mitad de la senda que subía a La Cabrera, había varios puestos de caza de jabalí y que si subíamos que fuésemos ablando por si acaso…en fin lo de siempre.


Los cazadores y la primera gota que nos callo nos declinaron por volver al coche, almorzar tranquilamente y bajarnos a echar unas cañas en La Almunia mientras veíamos llover.


Bueno ya sabemos el camino, así que tenemos una cuenta pendiente con La Cabrera, bueno dos una desde Illueca y otra desde Sestrica.


El paseo entre estos pueblos, es muy agradable, con alguna que otra subida pero sin mucho desnivel, por él pasan varios riachuelos y hay buenas sombras para comer en ellos, recomendamos hacerlo en primavera para pasar una tranquila mañana en una bonita sierra, esta todo indicado como PR Z-72, como ya he nombrado.


Hasta la próxima…

FOTOS DE LA EXCURSIÓN PINCHAR AQUÍ

Juslibol y el castillo de Miranda


7-Noviembre de 2009
Tipo: ida y vuelta
Kilómetros: 3 ida = 6 Total
Desnivel: 75 m.
Tiempo: 1h´ ida + 1h y 30´ vuelta= 2h 30´ h contando que paré en todos los paneles informativos y entré al centro de interpretación un buen rato…
Dificultad: Muy fácil
Excursionistas: Diego

La excursión de hoy es una excursión muy sencilla y para toda la familia. Como no puedo andar demasiado por mi problema de rodilla quería hacer algo este sábado que no requiriese mucho esfuerzo. Me acordé de una entrada de nuestros amigos de “senderos al sol” que parecía sencilla y bien marcada y decidí probar suerte. Sin madrugar mucho me desplacé hasta Juslibol en coche y dejé el coche aparcado en el mismo pueblo, al lado de una casas que el arzobispo Fray Juan Cebrián mandó construir para su séquito en 1644 y que dierón lugar a la “plaza del Arzobispo”.

Sobre las 10:00 empecé a caminar poco a poco siguiendo el curso de una acequia con los acantilados de tierra a mi derecha. El entorno es bonito, se divisa el curso del ebro al fondo rodeado por su soto y tierras de cultivo. Al poco rato siempre siguiendo las indicaciones de GR-99 que nos encontramos a lo largo del camino, llegamos al centro de interpretación de los Galachos. Mi rodilla no da ninguna seña de querer amargarme el día. En el centro de interpretación encontré a una amable “naturalista” que se ofreció a explicar y resolver cualquier duda que tuviese (sobre los galachos). Desde allí subí al mirador que se encuentra en lo alto del cortado. Una vez arriba deberemos de continuar hacia el oeste, es decir, visualizando Monzalbarba al fondo. Durante todo el sendero hasta recorre los altos del cortado, podemos ver a nuestra derecha la árida estepa, muy apreciada como escosistema ya que no se encuentra en ningún otro lugar de Europa (según pone en el centro de interpretación). Por otro lado podemos observar todo el sotobosque de la rivera del río a nuestra izquierda que, desde nuestra vista de pájaro, nos regala un típico amagalgama de colores otoñales. Si somos de los que nos gusta mirar al suelo cuando andamos para no tropezar, veremos la riqueza en yesos de esta zona, con piedras prácticamente blancas y de aspecto frágil.

Al poco llegamos al Castillo de Miranda, para poder acceder al castillo deberemos de bajar por una barranquera que nos deja a sus pies. Este castillo, al parecer se construyo en el siglo XII como fuerte de asedio para la reconquista de Zaragoza a los musulmanes. Por su situación estratégica, este puesto era de gran valor a la hora de observar los movimientos de tropas y trazar estrategias militares. Castillo que por su génesis, me recuerda al de Montearagón en Huesca, que ya el siglo anterior fue construido por Sancho Ramirez y Pedro I para reconquistar Huesca (Wasqa). Aunque el de Montearagón está mucho mejor conservado.

Una vez allí y tras haber imaginado cómo eran esas ruinas 900 años atrás, decidí regresar por la parte de abajo, además la rodilla bajando ya me había hecho “¡clac!” y se me empezaba a cargar y resentir, con lo que ayudado del bastón, poco a poco, regresé por la parte de abajo de los cortados. Una vez llegado al centro de interpretación, no era más que deshacer el camino andado. La mañana ha estado muy bien. Es una excursión que se puede realizar con niños y familia y que puede dar para pasar una tarde de merienda por el galacho perfectamente. Lástima mi regreso que fue pasado por agua. Ahora a pensar cual será la próxima excursión “micro paseo” que me deje hacer la rodilla. Se aceptan sugerencias.

Las Gorgas y ermita de San Julian




31-Octubre de 2009

Tipo: ida y vuelta

Kilómetros: 5,77 ida = 11,54 Total

Desnivel: 213 m.

Tiempo: 1h y 30´ ida + 1h y 30´ vuelta= 3 h con paradas

Dificultad: Muy fácil

Excursionistas: Mónica, Tomás, Sara y Diego

La excursión de hoy ha sido suave. La intención principal era pasar una mañana de sábado con nuestros amigos Tomás y Mónica haciendo algo de deporte por la naturaleza, pero también, probar mi dolorida rodilla que tras casi un mes de la última excursión sigue dándome mal.

Lo cierto es que es una ruta que está muy bien señalizada. Constantemente encontraremos pequeños postes por el camino indicando el PR-HU 112 con sus característicos colores amarillo y blanco de PR. Esta ruta se puede comenzar desde Nueno e incluso desde la parte trasera de la urbanización Campo de Golf de Guara (Nueno) y acortar así el tiempo y la distancia, pero nosotros decidimos comenzar desde Lierta. Así es como lo marca senderos de Aragón.

Para llegar a Lierta, deberemos de llegar hasta la entrada a Huesca por el Eroski (segunda entrada viniendo desde Zaragoza). Una vez cogemos esa salida de la autovia, en lugar de entrar a Huesca, coger dirección Ayerbe, Pamplona (por el Santa Barbara). A pocos kilómetros encontraremos el desvío a nuestra derecha dirección Chimillas, Banastas y Lierta. Seguiremos esa carretera secundaria hasta llegar al pueblo de Lierta. Allí dejamos el coche en la primera plaza que nos encontramos y buscamos nuestro camino. El camino es transitable con coche y mejor con todo terreno, pero nosotros decidimos pasear andando. Este comienza en la parte más alta del pueblo, veremos que en su comienzo hay un miro con el Graffiti de un perro/gato (que se queda a nuestra izquierda.

La mañana estaba con niebla, lo que confería a nuestro entorno cierto aspecto fantasmagórico. El camino empieza entre campos de grandes almendros y encinas siempre dirección norte acercándonos cada vez más hacia la Peña de Gratal. Por ahora no tenemos más que seguir siempre rectos hasta las estribaciones de la sierra de Gratal donde salimos a un camino que de forma transversal se nos presenta. En este punto deberemos de torcer a nuestra derecha dirección Nueno y seguir el camino que baja y sube por las faldas de Peña Gratal.

Sin perder el camino deberemos de continuar hasta que veamos las claras indicaciones de los postes de madera que nos señalan la dirección hacia la ermita de San Julián y las Gorgas. Estamos a tan solo 1,4 km de Nueno. Anteriormente habremos pasado un camino que parte hacia arriba a nuestra izquierda. Por ahí también se puede llegar según nos comentaron unos paseantes foráneos. No obstante nosotros fuimos a lo seguro y llegamos sin problemas por el camino marcado.

Una vez nos desviamos hacia el norte tras las indicaciones de los postes, enseguida cogemos una senda que sube de forma un poquito más pronunciada pero sin exagerar.

En la entrada a las Gorgas veremos otro poste que nos indican a la Ermita de San Julián a 0,1 km. Justo ahí ¡CLAC!, pinchazo en mi rodilla (con lo bien que marchábamos). Subimos a la ermita y almorzamos tranquilamente, después bajamos (yo con muchísima precaución) y decidimos entrar un poquito por las Gorgas. Las paredes que nos rodean son impresionantes y el cañón empieza a estrecharse. Es un paraje digno de recorrer. Como la rodilla empezaba a cargarse más y me pinchaba, decidimos dar la vuelta y una vez llegamos a los postes que indican la dirección a Nueno, Arascues y Lierta, decidímos caminar hasta Nueno Tomás y yo y esperar a Mónica y Sara a que viniesen a buscarnos con el coche, pues no quería cargar más mi rodilla sin saber que es lo que tengo. Para llegar a Nueno no hay más que seguir el camino todo recto sin despistarse en la urbanización del Golf por ser camino asfaltado. Siempre deberemos de ir dirección Este y enseguida entramos en el pueblo.

Como ya habíamos propuesto cuando salíamos de Lierta andando, decidimos comer en Nueno. En un restaurante vegetariano que realmente está muy pero que muy bien. Un menú de 15 € con bebido y postre incluido con unos platos muy trabajados y con una presentación y un sevicio dignos de mención. En definitiva, seas vegetariano o no, muy recomendable. Por cierto, el vino del menú, un crianza de Rivera de Duero un pelin frío al principio pero muy digno tras su oxigenación. No nos esperábamos un vino así en el menú. Para más señas Restaurante vegetariano “La Olivera” tlf: 620016013.

En fin, que mejor manera de terminar una excursión que comiendo bien y regando la pitanza con un buen vino.

Mondinero (1448 m), Fraginito (1737 m) y Corcurezo (1661 m) o la vuelta de las tres cumbres


3-Octubre de 2009


Tipo: circular


Desnivel: 900 m.


Tiempo: 8 h con paradas incluidas


Dificultad: Media. La mayor dificultad la encontramos en el tramo de descenso desde el pico Mondinero hasta el collado de Lizama (no hay sendero). Por otro lado es una excursión larga, para excursionista con cierta resistencia.


Excursionistas: David (Lapi), Felix, Jose Carlos y Diego.


Esta excursión queríamos que fuese algo larga, ya que pronto llega el invierno y el día se hace más corto. Hay que aprovechar las horas de sol.


La excursión de hoy es una excursión de tipo circular y muy variada. No solo se hacen tres cumbres de la Siera de Guara, sino que pasamos por crestas, collados, rios, bosque, pedreras, sendero, fuera de sendero, gargantas… en fin, un todo un amalgama de estímulos y paisajes.


Hemos querido combinar dos excursiones que marcaba nuestra guia de Prames: El Mondinero (1448 m) con el Fraginito (1737 m ) y Corcurezo (1661 m), para regresar desde el collado de Petreñales por todo el Valle del Barranco as Balles hasta las Gargantas de Fabana, ermita de Fabana y Tejería. El regreso es común a otras excursiones ya escritas aquí. Tozal de Guara y Mondinero.

Para empezar esta excursión dejaremos el coche en la “Tejería”. No escribiré como se llega allí porque es el mismo lugar que ya indicamos en la excursión al Tozal de Guara. Si queréis más detalles pinchad aquí.

Empezaremos la excursión subiendo al pico de Mondinero y bajando hasta el collado de Lizama. Esta parte del recorrido es la misma que ya hicimos al subir al Mondinero por lo tanto me ahorraré la descripción y empezaremos a narrar directamente desde el collado de lizama a 1280 m aprox. Este es el collado que se encuentra entre el Mondinero y el Franito. Tambien podemos llegar al collado pasando por las Garganta de Fabana pero queríamos hacer una vuelta totalmente circular y dejar esa senda para nuestro regreso. Subir al Mondinero nos costo 1h y 30´aprox y bajar al collado de lizama unos 45´. Si quereis más detalles pinchad aquí.


Desde el collado de Lizama a unos 1280 m de altitud aun nos quedaban unos 500 m por subir hasta la cumbre del Franito. Esta cumbre se alcanza tomando la senda que no pierde altura y que se dirige hacia le Norte desde el collado. Al poco tiempo empieza a zigzaguear y a subir por la ladera hasta alcanzar la cresta que nos permite ver los dos valles. Por un lado a derecha el valle del “Barranco as Balles” con el Tozal mirándonos imperioso desde arriba y a nuestra izquierda el valle del río Guatizalema que desemboca en el pantano de Vadiello, con sus mayos de Ligüerri y pico Borón. Aunque la senda en algún punto se pierda un poco, nos podremos ayudar siguiendo unas marcas azules pintadas en la roca y siguiendo los mojones de piedras que otros montañeros van dejando. Una vez llegados a la cresta, nos parece divisar la cumbre a una distancia relativamente cercana, pero no os engañéis, es una cumbre que parece crecer según vas alcanzando los objetivos visuales que nos marcamos cuando creemos estar llegando y no es más que un “codo” de roca que nos impide verla un poco más alejada…


Llegamos a la cumbre del Franito con gran orgullo y ganas, extasiados por el paisaje: al Norte podemos ver claramente la cordillera de los pirineos y al sur Toda la depresión del Ebro incluido el Moncayo y parte del sistema Ibérico… Las vistas de la Sierra de Guara, no tienen igual, creo que esta sierra es la mejor atalaya donde hacerse una idea real de la geografía de nuestra tierra, y de momento el Franito y sus crestas no nos estaban defraudando. La cumbre la hicimos a las 3h y 40´ desde que partimos andando del coche a las 7:23 AM (el madrugón había sido grande). Nos disponemos a almorzar. A los 15´ un par de montañeros llegan a la cumbre también y nos dicen que vienen desde Nocito que han salido sobre las 9:30. Tras intercambiar unas palabras y pedirles que nos hiciesen una foto, empezamos a descender por la cresta de “a Rodera” dirección Norte para llegar al Corcurezo (1661 m) tercera cumbre de hoy. Poco a poco bajamos por la preciosa cresta que en alguna parte es algo aérea pero poco peligrosa si bajamos con precaución. En apenas unos 45´ llegamos hasta el final de la cresta y cumbre de Corcurezo para divisar el pueblo de Nocito abajo y la cara Norte del Tozal de Guara. En unos 15´ desde el Corcurezo llegamos al collado de petreñales. Lugar más alejado de nuestra excursión, pero eso nos indica que empieza el camino de regreso al coche. Antes de abandonar el collado de Petreñales volvimos a ver a los dos montañeros que para nuestra sorpresa nos dijeron que nos reconocían de leer nuestro blog. Eso nos llenó de satisfacción y nos dio un motivo más para seguir escribiendo nuestras excursiones: Ya estaba confirmado, tras un año no sólo nos leen amigos y conocidos. Uno de los objetivos de nuestro blog se empieza a cumplir, el indicador no podía ser más claro y la sonrisa de bobos que se nos quedo tampoco.

Prácticamente todo el camino desde que dejamos el collado de Petreñales dirección La Tejería, discurre entre Bosque. Esa es la razón por la que decidimos hacer de madrugada y con las horas de fresco las cumbres y regresar al medio día arropados por el frecor y sombra del bosque.

La senda es clara y desciende suavemente, cientos de setas nos saludan anunciando la proximidad del otoño. Nosotros lamentamos nuestra nula destreza como micólogos, de haber entendido algo, hubiéramos comido setas varios días.


Esta senda es especial para coger un buen ritmo (modo Lapi), por ello David se puso a la cabeza y “a fuego”. A la hora y poco de seguir el ritmo nos cruzamos con el desvío que baja del collado de Lizama y ya antes de entrar a las Gargatas de Fabana, decidimos refrescarnos en el río y beber un poco de agua de nuestras cantimploras. Tras el refrigerio, continuamos por dichas gargantas, una parte del recorrido muy divertida, Felix recordó las famosas Zamburgesas de “humor amarillo”. Nada más dejar las gargantas la senda se ensancha y empieza un camino un poco más ancho y agradable, siempre a la sombra, que nos deja en la misma ermita de Fabana. Allí nos encontramos a unos excursionistas que estaban dando un paseo y que casualmente uno de ellos ya había hecho el recorrido que estábamos a punto de terminar. Estuvimos hablando un poco con ellos sobre senderismo y sobre este blog y les hicimos una foto que colgamos aquí (siempre con su permiso), y que se pueden descargar para su disfrute. Tras la agradable charla, empezamos a subir poco a poco por la senda que nos lleva a la Tejería durante unos 25 minuto aprox, para llegar al coche extasiados por la belleza y variedad de nuestra excursión y con ganas de tomarnos esa jarrita de cerveza helada que nos esperaba en el Apolo de Huesca…

Balleclusa y cueva de Monrós





26-Septiembre de 2009

Tipo: ida y vuelta.


Desnivel: 350m bajada al Flumen y unos 650 hasta la cueva. (1000 acumulado).

Tiempo: 3 h 30´ ida + 2h 30´ vuelta = 6h con paradas y “despistes”.


Dificultad: Facil-medias (la mayor dificultad es pasar el Flumen por un puente de maderos y seguir la buena senda a lo largo de todo el valle “Ballenclusa”.

Excursionistas: Tomás y Diego.


En realidad, pensábamos subir hasta el collado de “Collicierco” desde el río Flumen por el

Barranco de Balleclusa e incluso si hacíamos buen tiempo terminar en el pico Matapaños de 1530 m. Esta es la zona superior de Bal d´onsera, de hecho al día siguiente peña Guara tenía preparada una

travesía desde Santa Eulalia de Huesca hasta San Julián de Banzo recorriendo todo el camino que nosotros hicimos.

Lo cierto es que a diferencia de otros recorridos más transitados, este estaba bastante descuidado y oculto por el paso del tiempo y poco paso de caminantes…

Para llegar al inicio de nuestra andada deberemos llegar con el coche hasta el Parking que se encuentra en el collado de la peña de San Miguel en el “Salto de Roldan”. Como este itinerario ya lo hemos hecho no lo repito en esta entrada, simplemente con que pinchéis aquí llegareis a la entrada oportuna.

Salimos andando a las 7:30 Am. En realidad podríamos haber acercado el coche hasta el mirador del salto de Roldan que se encuentra a 1 km. aprox. tomando la pista que nos lleva al embalse de Belsué, pero pensamos que para ese poco de trecho no metíamos el coche por pista (pese a comprobar después que, l

a pista está en buen estado).

Tomamos la Pista del embalse de Belsúe

y al poco llegamos a un mirador con un panel informativo a nuestra derecha donde se observa la cara norte del Salto de Roldan. Justo a la izquierda de la entrada a este mirador, casi contigua parte una pista hacia abajo (Río Flumen) un poco más descuidada y que enseguida empieza a tomar buena pendiente. Seguimos esa pista hasta terminar en un pequeño llano donde deberemos seguir de frente (hacia el Norte) hasta encontrar un sendero bien marcado que sigue bajando y que

se acerca al barranco que baja desde la pista que hemos abandonado antes para desembocar en el Río Flumen. Esta senda está bastante marcada y en principio no hay gran dificultad en seguirla salvo por un par de pasos cubierto de juncos y fango en el piso que nos hicieron dudar un poco de si era la senda correcta… lo era tras pasar este par de pasos húmedos la senda continúa bajando sin problema… Al llegar al río Flumen deberemos de pasar a su margen Izquierda, para ello seguiremos el curso del agua durante unos ciento cincuenta metros hasta que veremos un precario puente que se deja entrever tras unos carrizales, hecho de acero y tablillas de madera. Una vez pasado el puente nos encontramos con la principal dificultad de nuestro itinerario la gran cantidad de vegetación lacerante que se cierne sobre la senda y que no solo te pincha y te araña desgarradoramente la piel, sino que en mucha ocasiones oculta la senda y te hace tomar falsos senderos que no conducen a ningún lugar, sino a perdernos en el bosque de carrasca, aliaga, bog, encina… Por ello hay que fijarse bien en el sendero que parte a nuestra izquierda nada más pasar el puente y que entre zarzas y juncos sube el curso del río Flumen hacia el valle del barranco Balleclusa. Nada más llegar a la desembocadura del Barranco Balleclusa deberemos tomar un sendero sin cruzar el barranco que empieza a ganar altura poco a poco a lo largo del barranco por su margen izquierda. Por ahora la senda no esta muy practicada pero se intuye, eso si, continuamente tendremos que ir apartando matorrales y ramas que se cruzan en nuestro camino.


Pasado un buen rato, llegaremos a una clara bifurcación donde una senda de la derecha (incluso más marcada que la principal) empieza a subir de forma un poco más brusca. Deberemos de continuar recto si no queremos llegar hasta la cresta de Balleclusa y pasar al barranco contigua (Gorgas). Nada más pasar este cruce la senda principal se oculta un poco entre la vegetación y nosotros sin darnos cuenta empezamos a seguir una falsa senda que bajaba hasta el curso del barranco y allí se perdía… nos costó un buen rato descifrar el buen sendero volviendo sobre nuestros pasos. Decidimos aclarar un poco la senda correcta limpiando las ramas secas que tapaban el buen camino y construyendo un pequeño mojón de piedras a la entrada del sendero (esperemos que siga ahí por mucho tiempo y que sea recompuesto por los siguientes excursionistas). A partir de ahí la senda se hace mucho menos evidente y hubiésemos pagado por llevar con nosotros un machete de explorador del Amazonas para ir abriendo paso entre la lacerante

vegetación, nuestros brazos y piernas nos lo hubiesen agradecido mucho.


Tras mucho rato siguiendo el sendero siempre con la duda de si realmente era ese o estábamos subiendo campo a través nos fijamos en algún resto humano, aliviando nuestras dudas, como una botella de plástico blanco metida en una rama o un par de mojones en un pequeño claro del bosque. También aprendimos a distinguir ramas rotas de forma natural y ramas que hace mucho tiempo habían sido cortadas con la intención de marcar la senda… este es un pequeño truco que no olvidaré nunca y que nos da la pista de que llevamos el sendero correcto, aprender a seguir el rastro de las ramas y matorrales cortados con sierra por la acción humana con la intención de despejar el sendero. Aunque ya hacía mucho tiempo de la última vez que alguien limpiara esta senda (ya que de los propios troncos cortados con sierra salían ramas de 2 y 3 metros de longitud de nuevos arbustos) pudimos más o menos seguir una senda correcta que nos llevó hasta la cueva de Monrós donde decidimos tomar el almuerzo y pensar si seguir hasta el collado de Collicierco (dejando siempre la cueva a nuestra izquierda como punto de referencia) o si regresar al coche… habían pasado ya 3h y 30´ y nos esperaban a comer en casa… Hicimos lo segundo y decidimos tomar camino de regreso al coche esta vez bajando un poco más rápidos (ya conocíamos el camino). A los 20 minutos de llevar buena senda llegamos a uno de los claros que antes habíamos pasado y tomando lo que presuponíamos la

senda más evidente nos perdimos durante 15 o 20 minutos con la angustia que eso supone y cambiando nuestro objetivo a “encontrar la senda perdida”. La encontramos enseguida y ya no hubo ningún problema… llegamos al Flumen en apenas 1h y 10´ ahora solo nos quedaba subir el pechugazo hasta la pista que lleva al embalse de Belsué. En apenas 2h y 30´ hicimos la vuelta al coche lo que nos hizo reflexionar sobre el tiempo que se pierde cuando no estás seguro de caminar por la senda correcta y cuando caminas por itinerarios por donde apenas pasa nadie.

Solamente recomendar a los intrépidos excursionista que se quieran acercar por alí que leven buenos pantalones largos camisas largas y bien de agua (no hay agua en todo el camino). Como en toda la sierra de Guara tratad de dejar estos paseos para los meses más templados o frescos, el verano por aquí es muy caluroso.

Santa Cruz de Grio- Viver de Vicort-Aldehuela de Grio

Sábado 12 de Septiembre de 2009

Tipo: Circular. Santa Cruz de Grio- Viver de Vicort-Aldehuela de Grio-Santa Cruz de Grio

Tiempo: 2:20 con paradas (yo invertí 3:10 por los contratiempos)

Distancia: 11Km, más o menos

Dificultad: fácil, con numerosas pendientes

Excursionistas: José Carlos

Así como vamos realizando excursiones, ganas experiencia en todos los aspectos, hoy me tocaba aprender, que la bibliografía y la cartografía hay que llevarla actualizada, es algo muy importante…

Empiezo con esta frase, porque la excursión de hoy carece de dificultades de orientación por los caminos, si sigues las nuevas marcas que han señalizado recientemente, yo por el contrario compre este verano en la caseta de información de La Almunia de Doña Godina un pequeño folleto de excursiones de la zona, editado en el 2004, pero con señalizaciones anteriores a esa fecha y así me fue…

Comencemos, llegaremos hasta la población zaragozana de Santa Cruz de Grio, a unos 80 km de Zaragoza por la A2 dirección Madrid, en la salida de Morata de Jalón, una vez llegados al pueblo, tomaremos dirección Tobed. Aproximadamente a un kilometro, tras superar un pequeño puertecillo y una curva pronunciada a la derecha, observaremos el comienzo de un camino, nos introduciremos por él y tras pasar al lado de una caseta encontraremos un cruce, el cual seguiremos rectos y aparcaremos en una curva donde hay una explanada, está a un kilómetro desde la entrada de la carretera.

Una vez aparcados, comenzaremos a andar por ese mismo camino en el mismo sentido que conducíamos, siempre en subida constante, moderada, caminaremos bordeando el Barranco de Val, viendo el Pico de Rayo vigilante a nuestra derecha. En unos 45 min. Llegaremos a Viver de Vicort, tras pasar un cruce en el que empalmamos la GR-90.3 dirección Viver de Vicort – Tobed.
Viver de Vicort es un pueblo, prácticamente abandonado, pero que todavía vive algún pastor y se encuentra en bastante buen estado.

En la entrada nos encontraremos un peirón y junto a él un poste indicativo, seguiremos dirección Tobed, eso lo tenía claro, pero aquí vino mi primer problema, en la guía que yo llevaba y cito textualmente “a 400/500 m del pueblo, y a la izquierda, parte una senda señalizada con una estaquilla”, fui en busca de ella y lo que me encontré a unos 700 m del pueblo, fue un poste con indicaciones hacia Tobed a la izquierda y hacia Puerto de Codos a la derecha, esto me descoloco, porque a Tobed no debía de llegar en el día de hoy, retrocedí y seguí pequeñas sendas que acababan en campos abandonados o en pequeños huertecillos, cuando llevaba unos 25 min subiendo y bajando sendas, divisé a un anciano que paseaba por uno de los caminos cercanos a Viver, me dirigí a él y le pregunte, el me decía que a Tobed era fácil llegar por el camino que ya había visto antes, pero una senda directa hacia Aldehuela no la conocía, tras hablar un ratico de la operación de rodilla que le habían practicado al anciano y de la tranquilidad de vivir en Viver, aunque creo que él agradeció que interrumpiera su plácido paseo y poder hablar con un campechano senderista un poco perdido jeje decidí caminar hacia Tobed.

La senda está perfectamente marcada con franjas rojas y blancas de G.R., y el camino coincidía perfectamente con la descripción de mi guía, primeramente campos abandonados, para introducirnos después en un carrascal donde se sube de forma paulatina, saldremos a una ladera, por la que llegamos a un pequeño collado, nos encontraremos un camino, que atravesaremos siguiendo por la senda, y llegaremos al punto más alto de nuestro recorrido de hoy. Tendremos un bonita vista, con la sierra de algairen y el valle del río Grio enfrente, en nuestra espalda veremos el valle de Sediles y Orera y a nuestra derecha el Pico del Rayo, un buen sitio para echar un buen trago.

La senda comienza a descender entre pinos de forma pronunciada, pero sin dificultad técnica, es un buen lugar para los amantes del rebollón en otoño, en pocos minutos llegaremos a una caseta perfectamente conserva, que puede servir de refugio incluso para pernoctar.

Aquí llego mi segundo problema, la guía me decía que cerca de la cabaña y ya por pista no por senda, debía girar a la izquierda. De la caseta parte un camino a la derecha, el G.R.90.3 dirección Tobed perfectamente marcado, y otro a la izquierda, perfectamente pisado, pero sin señalización. Sabiendo que Aldehuela estaba a mi izquierda y no fiándome ya de la guía, tome el de la izquierda…. ERROR hay que seguir dirección Tobed por la G.R. y el cruce está un poco más abajo, como me he enterado más tarde hablando con gente que había hecho la ruta.

En un principio el camino es bueno y la dirección también, pero tras bajar por él durante 5 min, desaparece y se convierte en senda que se introduce en el pinar. Antes de tomar la senda pensé en volver a la caseta y bajar hacia Tobed, pero como estaba arto de buscar indicaciones que no eran correctas y la senda tenía buena pinta, seguí por ahí.

La senda transcurre por el pinar casi sin perder altura, pero nunca subiendo, en algún claro que me permitía mirar hacia abajo, veía paralelo a la senda, pero unos 50 m. de altura bajo mis pies, el camino que sin duda alguna era al que tenía que haber llegado. No me desanime y confié que la senda desembocaría en él más adelante.

Tras unos 20 min por la tranquila y sombría senda, y ya habiendo descendido hacia el camino, de hecho yo pensaba que ya tenía que estar a punto de encontrármelo, lo que me encontré fue el final de un cortafuegos, pensé en descenderlo, pero el cortafuegos era dirección Tobed y eso no me interesaba. Logre ver el camino bueno desde ese punto y no había mucho desnivel hasta él, así que decidí bajar recto a través del pinar, todo iba bien, exceptuando las numerosas zarzas y las resbaladizas hojas de alfiler de los pinos, de repente vi un cortado de unos 3 m frente a mí, me asome y ahí estaba el camino, el cortado era el corte del monte para poder hacer el camino, era un corte de 90º. Baje la mochila atada al palo, que con su largura, más la de mi brazo, más al de la mochila, llegaban casi al camino, tire el otro palo, y yo descendí cual lagartija pegada a la pared, me sentí un poco superviviente jaja.

Una vez en el camino, en unos 15 min llegue a Aldehuela. Esta pequeña pedanía de Santa Cruz sí que está totalmente abandonada, aunque su iglesia y muchas casas, no dan esa impresión. Al llegar al pueblo, nos encontraremos un cruce a la izquierda, debemos tomarlo y en poco más de un kilometro nos llevará al camino donde hemos dejado el coche.

La verdad es que la vuelta no tiene complicaciones, si llevas bien las indicaciones, pero bueno, mi primer error se convirtió en una agradable charla y el segundo le puso el toque técnico interesante que le falta al recorrido, aunque merece la pena por conocer nuestros pueblos abandonados y disfrutar de unas bellas vistas.

Como siempre os animo y hasta la próxima…