SUBIDA A TXARLAZO (ORDUÑA)

Viernes, 4 de marzo de 2011

Distancia:
9,77 Km.


Desnivel acumulado de subida:
648 m.

Altura máxima:
932 m.

Altura mínima: 350 m.

Tiempo movimiento:
2 horas

Tiempo parado:
10 minutos

Dificultad:
fácil

Tipo:
ascensión y descenso por el mismo sitio.


Excursionistas:
Amaia.

Aprovechando que el viernes antes de carnaval tenía fiesta, y que a mi alrededor todos trabajaban, decidí hacer una escapada yo sola, y subir a la cumbre del Txarlazo, accediendo desde el municipio de Orduña (Bizkaia). La verdad que el día no era muy prometedor, pero al menos no había el típico xirimiri tan conocido por la zona.

Partí en coche desde Basauri, y cogí la carretera dirección Burgos, que pasa por Orduña. Una vez allí, continué por la carretera que va a Lendoño de Arriba, y dejé el coche junto al Santuario de La Antigua, que quedará a mano derecha.

Empecé a andar por esa misma carretera, y cuando llegó la primera curva a mano izquierda, cogí un camino que sube recto hacia las montañas. Desde allí ya se puede apreciar la pendiente que me esperaba, pues se ve la Virgen (de unos 25 metros) situada en la cumbre del Txarlazo.

El camino avanza por dentro de un denso bosque de hayas, haciendo un continuo zig-zag. A medida que iba ascendiendo, el cielo se iba cerrando más, y la verdad que tenía bastante pinta de llover. Además, cuando ya me encontraba a unos 700 metros de altura, la nieve ya tapaba todo el camino. Dudé en continuar, porque apenas iba preparada, pero como conocía ya el camino, y de normal no tiene dificultad, decidí continuar a un ritmo mayor.

En una de las muchas curvas hice un pequeño reposo junto a la fuente Goldetxo, y aprovechar a sacar algunas fotos.

Continuando por el camino zigzagueante, al final llegué al Portillo de Goldetxo. Esta es una grieta en la roca que separa las laderas del Txarlazo y del Txolope, quedando cada uno a un lado de la grieta. Si giras a la derecha vas al Txolope, que está a 1.040 metros de altura, pero en mi caso me encaminé hacia la izquiera, para llegar hasta la Virgen de Orduña, en el Txarlazo. Me encontré todo cubierto de nieve, y sin nadie a la vista. El único ser que pude ver, fue uno de los muchos buitres que suelen frecuentar la zona.

En este punto confluyen los territorios de Araba, Bizkaia y Burgos. Se trata de un mirador impresionante, con una caída vertical hasta la localidad de Orduña. Según se dice, desde este lugar se divisan 42 pueblos comprendidos en cinco provincias distintas: Araba, Bizkaia, Burgos, Gipuzkoa y La Rioja. Y en día despejado (que no fue el caso), se puede divisar de frente la cumbre del Gorbea.

La verdad que es un lugar para quedarse un buen rato disfrutando del paisaje, pero las nubes no me daban mucha seguridad, así que, tras una minipausa para tomar un pequeño tentempié, comencé el regreso al coche por el mismo camino que el de ida, sin gran dificultad.

Me quedé con ganas de continuar hasta el nacimiento del río Nervión, pero creo que lo dejaré para otro día más despejado.

Hasta pronto…

3 comentarios:

jb dijo...

buena ruta, esperamos más....aunque sean francesas

Amaia dijo...

aunque no con tanta frecuencia como vosotros....seguiré aportando mis caminitos!

DIEGO dijo...

Esto tiene que ser como el andar... cada uno a su ritmo.